Política.

2 de octubre, ¿no se olvida?

Hablar del contexto político-social en el que se encontraba México a finales de los 60, es comentar los acontecimientos históricos que hoy forman parte de nuestra cultura general. Sin embargo, con el paso del tiempo, es fácil percatarse que la matanza ocurrida la tarde del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco ha ido perdiendo un impacto en la sociedad contemporánea; pero no sólo este hecho, las manifestaciones y su significado simbólico van en declive.

En ésta ocasión se llevó a cabo el 48 aniversario del movimiento estudiantil. Marcha que tiene como objetivo principal conmemorar y recordar a las personas desaparecidas y asesinadas a manos de las fuerzas policiacas y un grupo paramilitar, conocido como “Batallón Olimpia” en el 68. Asimismo, de acuerdo a los eventos y grupos de lucha que han surgido, se hace un recuento de las condiciones violentas que hay en el país.

Desde hace dos años el grito “Ayotzinapa” es parte de las movilizaciones sociales, debido a que es uno de los casos sobre desaparición forzada más relevantes en la historia actual. Además, como dato comparativo, cuando ocurrió la tragedia en la Plaza de las Tres Culturas la primera cifra “oficial” era de 31 muertos; el 26 de septiembre de 2014, 43 normalistas de la Escuela Normal de Ayotzinapa fueron detenidos por un grupo de policías, hasta hoy en día, sigue sin saberse con exactitud sobre su paradero ni de lo que pasó realmente.

Este tipo de cifras y hechos, deberían de tener un peso de mayor significado en la memoria colectiva y la actitud social, pero no es así. Aquellos cánticos de “Justicia”, “Nos faltan 43”, “La lucha sigue y sigue” ya no se escucha tan fuerte en las avenidas como cuando recién comenzaron, los asistentes también disminuyeron. Lo mismo pasa con la marcha del 2 de octubre.

Entonces, es cuando nos percatamos de que muchos ciudadanos mexicanos están minimizando éstos acontecimientos, y es por ese motivo que ya no se exige esclarecer la verdad sobre lo ocurrido, otros siguen saliendo a la calle a recordar y luchar; pero de una u otra forma lo recomendable aquí sería no olvidar.

            “Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica

porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia”.

                                                                                                         -José Saramago

Por: Fernanda Flores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: