Música

CUANDO ESTAMOS JUNTOS TODO SE TORNA MUY MUY BIEN – DROMEDARIOS MÁGICOS & Full Band en MOOI COLLECTIVE

Viernes 15 de diciembre, a tan solo veinte días de Navidad las sorpresas se nos adelantan y nos traen a Dromedarios Mágicos & Friends full band por Mooi Collective en la colonia Doctores.

Llegamos a las 07:43 p.m. a las instalaciones ubicadas en el tercer piso de Av. Doctor Vertiz número 86. Nos recibe The House of a Rising Sun, le sigue New Order, The Human League y Depeche Mode como preludio al show de la noche. Nos adentramos al recinto que se encuentra a oscuras. Nos guían las luces hacia el escenario entre colores azules, rosados y verdes. A lo lejos vemos la luz de una mesita que ofrece chelas a cuarenta pesos y cigarros a cinco para pasar la noche.

Buscamos el mejor lugar y nos sentamos en el piso cerca del set que a las 08:30 p.m. recibe a Celest; banda de la Ciudad de México liderada en voz por Florencia Quinteros, una mujer hermosa de voz preciosa que, con tonos altos, bailes sensuales y felicidad en el rostro, nos abre las puertas hacia uno de los mejores conciertos de 2017 que pudimos presenciar.

Canciones breves, ritmos suaves, ánimos más a modo cada vez, una atmósfera de intimidad creándose y un foro creciendo de a poco, nos trae un fabuloso cover a Radiohead con “House of Cards”, del que Tom Yorke seguramente se sentiría orgulloso, y minutos después, “Fantasmas”, canción que forma parte del soundtrack de Camino a Marte, una película de Humberto Hinojosa Ozcariz de la que hablaremos después.

La promesa de vernos pronto, una sonrisa angelical y la despedida, cierra la presentación de Celest y deja a los miembros de Jean Loup, Nestor, Alex, Fernanda y Emanuel, apoderarse por completo del escenario para terminar por hacer explotar las ganas de cantar, bailar, gritar y hacer estallar el Colectivo cerca de las diez de la noche con un setlist espectacular.

Magia, ritmo y emoción, son la síntesis del show de la segunda banda del día. Emanuel, el vocalista que nos recuerda a Yannis Philippakis, entre corte y corte nos da las gracias por estar allí, nos dice que esperan volver a ver nuestras bonitas caritas y nos recuerdan el cariño de la banda por sus seguidores. Tocan cerca de diez canciones, presentan nuevo material y se revientan como todos unos míticos rockstars de matas largas y saltos locos por todo el escenario.

“Valerio Bunestelli”, “Sin Pasta No Hay Fama”, “Torino” y “1941″ fueron las favoritas y, con esa última, bajaron para por fin dar paso al grandioso Diego Puerta; un músico por demás talentoso, un gigante increíble con un carisma tan bello y tan bonito que nos atrapa por completo.

Pero para ese momento ya no importaba ninguna preocupación ni algún agotamiento de la tediosa ciudad, sino el desfiladero de rockstars que se abrió paso con Pepe, Gerber, Diego y Yorshi dirigiéndonos una mirada de cariño, sorpresa y entusiasmo tan única  que me atrevería a describir como llena de amor.

_MG_0080.JPG

“Neoinfante” fue la primera canción en sonar. Prensa, amigos de la banda y fanáticos nos volvimos uno, nos acercamos al escenario tanto como pudimos, la euforia nos tomó por completo, quisimos ser niños volviendo a correr por los “Bosques de San Marcos”, pues a lo largo del show, poco a poco terminamos por convertimos en eso; en niños que jugaban a ser adultos grabando a sus artistas favoritos que a su vez eran niños disfrutando de tocar el bajo, guitarras y una batería muy felices, niños que pertenecimos a un lugar.

_MG_0087.JPG

_MG_0081.JPG

Con “Pistache” aparecieron las afinaciones de Diego entre canción y canción, “Las Multitudes” enloqueció a la mayoría y nos llegó al corazón, “Fuimos”, “Ese día no es hoy”, “Mudanza”, “Todas esas fiestas”, “El Mar” y por supuesto, “Los Buenos Tiempos” fueron parte del setlist de una noche única y especial que no olvidaremos.

Debido a que resumió lo que llega a considerarse un muy buen concierto, pues termina por ser la unión entre artista, banda y seguidores formando una familia en cuestión de horas. Desde las 08:30 p.mm a las 12:00 a.m. nos dejamos llevar por la música y nos quedamos con un recuerdo especial que más de uno llevaremos en nuestros corazones por mucho tiempo.

IMG_0045.JPG

Como firme creyente de las conexiones, me alegra ver que Dromedarios Mágicos & Full Band logra hacer click con su público y al igual que las otras bandas presentadas, posee un algo indescriptible que hace tiempo no se veía en la escena mexicana; un poder que afortunadamente se está repitiendo en la mayoría de bandas de esta nueva generación y, por fin, arrasa con música de verdad, llena de sentimientos, vida y mucho arte por entregar tanto en las letras como en un EP e inclusive sobre un escenario.

En lo particular, me quedo con las emociones encontradas, la pasión a flor de piel y con la fortuna de haber escuchado los efectos sonoros de Celest, ver a monstruos invadir cada rincón de nuestro ser con una fuerza impactante como la de Néstor y Fer, de Jean Loup y por supuesto, con los ojos húmedos y la piel erizada por las ganas puestas de volver a repetir la experiencia tan bonita que Dromedarios Mágicos sabe manejar con su gente, porque reviviendo cada instante en palabras, el corazón vuelve a palpitar lleno de felicidad  y solo quedan muchas energías para cantar que los errores cometidos nos enseñaron a vivir.

Por: Jessica Campos.

Fotos por: Fernando Martínez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: