Cine & T.V.

Darkest Hour: o el sentido de la desesperanza

Cada vez son menos y menos los días para la gran noche de los Oscars, por lo que continuamos con las reseñas de las cintas nominadas a Mejor Película, al tanto, ha llegado la hora de hablar de: Darkest Hour.

Bajo el nombre de Las horas más oscuras en México, es una película británica que se ubica en el género histórico/dramático/bélico, la cual fue dirigida por Joe Wright y escrita por Antony McCarten.

El miedo, la sabiduría, el enfrentamiento, la pérdida y la desesperanza inglesa; la trama se centra en la llegada de Winston Churchill (Gary Oldman) al puesto de Primer Ministro en Reino Unido el 9 de mayo de 1940, producto de la dimisión de Neville Chamberlain (Ronald Pickup) durante la Segunda Guerra Mundial, y justamente se concentra en algunos acontecimientos fundamentales para comprender la historia y el papel del personaje principal, como son la crisis del Gabinete de Guerra, el “Debate Noruego”, el discurso “We Shall Fight Them On The Beaches”, el apoderamiento de casi toda Europa por Adolf Hitler, así como de la Operación Dinamo en Dunkerque.

En este punto, vale mucho la pena enfatizar en el papel protagónico de Winston Churchill, pues llega al mando con escepticismo, preocupación y renuencia, una postura en la que ni la paz ni la negociación con Adolf Hitler son una opción, aunado a su poca empatía, sensibilidad y popularidad en el Parlamento, además de una contrariedad evidente que mantiene con el rey Jorge VI (Ben Mendelsohn).

“Cuando la juventud se va, quizá la sabiduría sea lo suficiente”

Tomando en cuenta lo anterior, la situación adopta otro sentido, debido a que aparecen otros dos personajes importantes y con éstos dos perspectivas diferentes, tanto el de la esposa de Churchill, Clementine (Kristin Scott Thomas), como el de su secretaria personal, Elizabeth Nel (Lily James). Por lo tanto, luego de un par de subtramas y escenas indispensables podemos asumir y analizar el porqué de las decisiones de Winston Churchill y todo lo que lo orientó a tomarlas.

“El éxito no es el final, el fracaso no es fatal es el coraje para continuar lo que cuenta”

Debo confesar que al principio del filme, nos podemos enfrentar a un montón de dudas, sobre todo si no nos contextualizamos bien en la época (el hecho histórico) y nos cuesta un tanto recordar todas nuestras clases de Historia Universal, sin embargo, conforme la trama se desarrolla es más fácil hacer memoria y adquirir el conocimiento suficiente para entender muchos puntos clave.

Respecto a lo que vemos en pantalla, (en este punto entra casi toda mi opinión) no nos da algo en qué pensar, la fotografía es plana, la música no es de gran ayuda, aunque lo que sí puedo reconocer es el vestuario, referirnos y apreciar la indumentaria de los años 40 siempre es placer y un punto a favor, sin embargo no todo puede girar en torno a éste, y por obvias razones tenía que estar bien cuidado y empleado.

Al tanto, el que la película muestre durante dos horas un juego de iluminación en el que predomine la oscuridad, me parece que no se trata de una simple coincidencia sino de una asociación y referencia al panorama en el que se plantea la obra: la cruel y triste Segunda Guerra Mundial, del cual también se desprende el mismo título. Por lo tanto, al verlo desde este punto, solo nos queda reflexionar, quizá la cinematografía no sea lo mejor de la película pero al ponernos a pensar en esos detalles, quizá sea lo más importante y lo que Joe Wright quiso reflejar. Además de que sin duda es un buen preámbulo para ver Dunkirk (también nominada a Mejor Película y cuya reseña te traeremos muy pronto), pues aunque su guión y estética no tengan nada que ver, están unidas por un lazo histórico.

Aunado a lo anterior, no podemos terminar esta reseña sin hablar del excelente trabajo de Gary Oldman en su interpretación de Sir Winston Churchill, simplemente dar vida a un personaje histórico de tal carácter no ha de ser algo fácil, ¿y más aparte aún ser caracterizado y estudiar cada uno de sus ceños, movimientos y posturas? No hay duda, él no solo es el protagonista de la película, es el soporte total, por lo cual ya ha sido premiado en los Globos de Oro y en los BAFTA, y apuesta a ser el ganador a Mejor Actor en los Premios Oscar; solo queda esperar.

Sin más, Darkest Hour llegó a México el 19 de enero, sin embargo aún continúa en cartelera en algunos cines, por lo que aún puedes verla proyectada.

Por: Anna Brenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: