Cine & T.V.

Phantom Thread: la confección entre el amor y el arte

Después de pasar por algunas reseñas y ya estar a muy pocos días de la entrega de los Premios Oscar, hoy es día de hablar de: Phantom Thread.

Titulada en México como El Hilo Fantasma, la cinta es dirigida y escrita por Paul Thomas Anderson, pertenece al género de romance y drama, por lo que nos regala un argumento tanto interesante como de ensueño; más adelante, sabrán a qué me refiero.

El amor, el arte, traición, secretos, esperanza, anhelo, lealtad, obsesión e inspiración; remontemonos al glamour de Londres en los años 50, época en la que un renombrado diseñador de modas llamado Reynold Woodcock (Daniel Day-Lewis) y su hermana Cyril (Lesley Manville) se encargan de vestir a grandes personalidades de la época, entre ellos la familia real, mujeres adineradas, socialités, herederos y toda la burguesía.

Hasta aquí todo va bien, me atrevería a decir que podría ser normal y encantador, sin embargo hay que tener en cuenta que en la Casa de Moda Woodcock todo el día hay movimiento, no solo de las mujeres que fungen el papel de artesanas, sino también de algunas damas que se encargan de darle compañía pero sobre todo inspiración al diseñador, cuya única relación estable que conoce es con: la moda.

En ese trayecto conoce a Alma (Vicky Krieps), una joven sensible, de lindas intenciones y con un espíritu inocente que llega a cambiar su mundo al momento de que se convierte en su máxima musa, modelo y… amante. Pero eso no es todo, pues el diseñador también influye en la manera en que ella cambia su manera de ver la vida pero de una forma drástica e incluso un tanto cruel, lo cual provoca que durante la relación se desarrolle un amor incontenible de una relación difícil.

“Nunca me agradé yo misma, pensé que mis hombros eran demasiado anchos, mi cuello era delgado como de un pájaro, que no tenía pechos. Sentí que mis caderas eran más grandes de lo necesario y mis brazos fuertes, pero dentro de tu trabajo me he vuelto perfecta y me siento bien”

Primero hablemos de la gran actuación del tres veces ganador del Oscar y quien este año se encuentra entre los nominados a Mejor Actor, Daniel Day-Lewis, -quien por cierto días después del estreno anunció su retiro-, no hace falta decir mucho, pues su trabajo fue excelente desde un principio, al dar vida a un diseñador quisquilloso, fuerte y controlador, aunado a gestos y movimientos sumamente detallados, lo cual nos lleva a una sorpresa en cada escena.

Hasta este punto, no quiero mostrar mi inclinación, pero tengo que admitir que… llegué a una de mis cintas favoritas nominadas en esta nonagésima edición; y es que Phantom Thread durante 2 horas y 10 minutos lo tiene todo, comenzando por el guión, una trama con buen desenlace, las locaciones, los diálogos, las actuaciones, la fotografía, el acento inglés, la paleta de color, los años 50 como escenario… todo perfectamente cuidado.

En la pantalla podemos disfrutar de una estética elegante en su máximo esplendor, lo cual también es conseguido por un vestuario hermoso por naturaleza y no es solo porque la película gire en torno a este, sino que el tratamiento es delicado y  le da un gran peso a la narrativa, lo cual hay que agradecérselo a Mark Bridges, quien consiguió la nominación a Mejor Vestuario (mi favorito).

El ritmo de la película es otro asunto del que tenemos que hablar, pues es favorecedor por excelencia, con melodías limpias que no dejan en ningún momento atrás el suspenso y el escenario. Trabajo de Jonny Greenwood (también nominado a Mejor Banda Sonora), pues sus pianos están llenos de sutileza y nos acompañan durante todo el filme aún sin darnos cuenta.

A gran detalle, no cabe duda que en Phantom Thread, podemos asumir el papel del arte y el amor, así como todo lo que conllevan, lo cual Paul Thomas Anderson (nominado a Mejor Director) supo retratar a la perfección, pues más allá de los elementos que comenté hace un momento, nos da algo en qué reflexionar y en qué pensar… ¿el amor es arte o el arte es amor? Complicado pero muy acertivo envuelto en el polvo, fantasmas y el tiempo.

Vale la pena mencionar que la cinta compite en seis categorías de los Premios Oscar, entre ellas a Mejor Actor, Mejor Actriz de Reparto (para Lesley Manville), Mejor Guión Original, Mejor Vestuario, Director y Película.

Y esas solo son algunas razones por las que es casi una obligación apreciarla, actualmente se encuentra en cartelera pues fue estrenada el 16 de febrero pasado. Entre uno de los lugares en los que puedes disfrutar de ella es en la Cineteca Nacional. Aunque en gustos y categorías se rompen géneros, amigos, es una recomendación que no pueden dejar pasar, créanme.

Por: Anna Brenda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: