Camino al Marvin: Entrevista a La Bande-Son Imaginaire

Amigos de MN, estamos solamente a unos días de poder disfrutar una edición más del Festival Marvin, un espacio en el que se puede disfrutar de todo tipo de música, conocer muchos proyectos que sin duda merecen una oportunidad, tal es el caso de La Bande-Son Imaginaire, un trío electrónico originario de Oaxaca que está presentando su más reciente material Mezcal a Pleno Vuelo, motivo por el que los entrevistamos, y con la intención de que los puedan conocer un poco más.

 

¿Cómo fue la experiencia de grabar su disco de una manera totalmente independiente?

“Bueno, eso nos ahorra una buena lana, jaja. Creemos que es una inversión inteligente la de montarte tu propio estudio en casa en lugar de gastarse ese dinero en que alguien más te grabe y produzca. Al final es benéfico porque hay que aprender a producir, a masterizar, a mezclar con balance y todas esas cosas que corresponden a los ingenieros en los grandes estudios. Al final, aunque es muchísimo trabajo, es una escuela en la praxis”.

“También un estudio en casa es más flexible que ir a grabar a uno externo, porque sí no es tuyo luego ya no puedes modificar la canción, agregarle o quitarle cosas. En suma, tienes mucha libertad creativa y los resultados sonoros son muy buenos si sabes sacarle provecho. Lo de hoy es que el artista se produzca a sí mismo, ya lo vemos en muchísimas bandas y solistas, sin duda esa será la tendencia en el futuro; no sólo es importante lo que compones, también el sonido que logras”.

 

¿Cómo ha evolucionado la banda de su primer material a este? 

“Ahora tenemos una propuesta más definida, en el primer álbum mostramos mucho de nuestra esencia, en este segundo la hemos desarrollado. Este segundo álbum ha sido producto de muchas presentaciones en vivo, donde en la improvisación a veces surgen ideas muy buenas y luego las retomamos en el estudio y las perfeccionamos”.

“Nos tomó un largo tiempo llegar al álbum definitivo, y tampoco hay prisa porque nadie nos obliga a sacar un álbum en una fecha precisa. Decidimos sacar a manera de videoclip algunas de las rolas. La primera que hicimos de este álbum fue Mezcal a pleno vuelo hace ya unos tres años, aunque no la lanzamos, pero de ahí derivaron los otros temas”.

 

¿Hay algún mensaje en particular que quieran dar con Mezcal en Pleno Vuelo?

“Más allá de un mensaje lo elemental es causar sensaciones y emociones como lo haría el mezcal mismo una vez ingerido. Queríamos retomar el mezcal como un concepto asociado a lo espirituoso, y que pudieran sentirse sus efectos de vuelo y de caída a través de nuestro álbum. Es también una reivindicación de Oaxaca, nuestra tierra y de dónde se conoce su mezcal, producto de exportación mundial que se está abriendo paso, quizá ahí esté una analogía”.

 

¿Cuál fue su principal inspiración al componer?

Nuestra inspiración es la música misma, ese afán de componer piezas que nos muevan. El afán de lograr un sonido propio y también de divertirnos.  Nos metemos al estudio para ver si encontramos un sonido que funcione como germen de una rola y nos inspire, y así cada sonido nos inspira otro sonido”.

“En Mezcal a pleno vuelo muchos temas comenzaron como ideas que se materializaron, por ejemplo, en una rola concreta. Luego esa rola concreta fue desechada porque de ella surgió la canción definitiva, la más solida. Es un proceso constante”.

 

¿Cuáles son sus mayores influencias?

“Muchísimas. Nos gustan distintos estilos de música, desde el jazz, hasta el electro, pasando por géneros tradicionales y hasta vanguardistas. Nos ha influenciado el cine, el teatro y la cultura pop. Ese eclecticismo es lo que ha configurado lo que creemos es un proyecto de música que si bien proyecta una base oscura, se enriquece con una variedad de estilos y lenguajes. Eso es lo que no ha abierto las puertas. Es cierto que somos amantes de la música oscura, pero tienes dos opciones, o los imitas, o intentas hacer tu propio estilo y te arriesgas“.

 

 

¿Qué los inspiró a no solamente escribir en francés?

“El lenguaje, más allá de su significado, está constituido de fonemas. A igual que la música así las lenguas organizan sonidos en el espacio. Tanto el francés como el español son lenguas muy estéticas y se acomodan muy bien a algunas canciones”.

“El español, más allá de ser nuestra lengua materna, es una lengua flexible con la que puedes construir en una breve frase múltiples significados. Aprovechar esa propiedad del español es una herramienta muy útil a la hora de escribir”.

“Por lo demás, ya son demasiadas las bandas que para proyectarse internacionalmente recurren al inglés, nosotros escogimos el francés por cuestiones personales, pero también porque es una lengua de origen latino. Cantamos en español sin duda porque somos mexicanos y es una de las tantas lenguas oficiales. Si pudiéramos cantar en zapoteco, mixteco, etcétera lo haríamos, peros desafortunadamente no hablamos ninguna lengua nativa, por ahora”.

 

¿Cuál es su sentir al ser parte de un festival como lo es el Marvin?

“Nos emociona y nos consterna. Es curioso que nos hayan invitado. Normalmente las bandas de la escena oscura se reservan sólo para los propios foros o eventos de la escena. Para nosotros representa una puerta importante para llevar a los melómanos al lado oscuro. Vamos a hacer una misa oscura y bailable, vamos a ejecutar hechizos sonoros que dominen el cuerpo de nuestro espectadores, vamos a tocarlos sin tocarlos, vamos a mezcalizarlos“.

“Es en suma una oportunidad importante también para demostrar que los “oaxacos”, como luego nos dicen, traemos en la sangre la hechicería del sonido, que los de sur hacemos música electrónica de altos vuelos. Y también es la oportunidad de tejer redes de trabajo. Está chingón, pues”.

 

¿Hay alguna diferencia entre la escena musical en Oaxaca a la de CDMX?

 “En cuanto a la escena ‘rock’ independiente la diferencia es enorme en términos de la cantidad de espacios que hay para esta música y la cantidad de propuestas. En Oaxaca la escena es más pequeña. También es más fácil para una banda en CDMX tocar de manera más constante y tocar puertas. Desde ciudades como Oaxaca siempre será más complicado en esos términos, ese es el problema del centralismo”.

“Para nosotros ha sido difícil el hecho de que a veces se escriban artículos sobre la escena en “México”, cuando en realidad se trata de la escena de la Ciudad de México. Nos queda la alternativa del internet como método para abrirnos cancha. Y por lo pronto eso ha funcionado”.

“Hay que darle el mérito a Oaxaca sobre la calidad de su música tradicional, la calidad de sus compositores e interpretes, en eso Oaxaca si es potencia, pese a no contar con una escuela superior de música. Los mejores ejemplos del desarrollo musical de Oaxaca vienen de las comunidades mesoamericanas”.