BlacKkKlansman: continúa el mensaje social

Escrita y dirigida por Spike Lee y basada en el libro BlacKkKlansman (en México: El infiltrado del KKKlan) del autor Ron Stallworth, se trata de una película perteneciente al género de comedia dramática referente a crímenes raciales en los Estados Unidos, otra vez, pues no solo Green Book: una amistad sin fronteras, lo hace este año.

Protagonizada por John David Washington, Adam Driver, Laura Harrier, Topher Grace, Jasper Pääkkönen, Corey Hawkins, Paul Walter Hauser y Harry Belafonte, este filme indaga en la segregación racial para hacernos ver que la discriminación sigue existiendo.

Contextualizada en los años setentas, hoy podemos ver que las diferencias, no solo raciales, sino también étnicas y religiosas siguen separándose en una única constante determinada  específicamente en el odio social. 

 

 

Y es que justamente ese (además de la discriminación) es el tema principal en el que gira el largometraje, cuya esencia nos lleva a la raíz del miedo que se diversifica en intolerancia, violencia y radicalismo, con personajes que lo único que pueden sentir es odio por los que son diferentes a ellos.

Pero este filme no solo habla sobre el racismo y la violencia que viven las personas afroamericanas, sino también lo que éstas mismas sienten por la gente blanca que los rodea: rechazo y más odio.  Eso aunado a la ignorancia sumado a la intolerancia, un caos total al que se le agrega la parte de comedia en 128 minutos.

La película recae en la actuación de John David Washington como Det. Ron Stallworth, él justamente en el que le da el toque especial a la cinta con un poderoso papel emocionante y entretenido  sin embargo, no le valió una nominación a los Oscars; por su parte Adam Driver como Flip Zimmerman, sí lo hizo compitiendo en la terna a Mejor Actor de Reparto, un personaje indispensable en la trama lleno de reflexión.

En cuanto a aspectos técnicos, las otras dos nominaciones que el filme consiguió fueron Mejor Banda Sonora, lo cual hay que reconocer es fundamental en algunas escenas clave; así como Mejor Edición, otro punto a favor de la cinta pero que no consigue colocarse sobre otras.

Prácticamente, BlacKkKlansman sigue siendo parte de un mensaje social de parte de Hollywood pero tratando de alivianar la crueldad con una que otra risa de escape, su toque peculiar para dar otra visión a los aires racistas en estos tiempos.