The Favourite: o la otra favorita para el Óscar

El trabajo del director mexicano Alfonso Cuarón en Roma por supuesto que es digno de reconocerse y aplaudir, y no solo porque somos mexicanos y demás, sino porque hay que admitir que es un gran trabajo cinematográfico, a pesar de las duras críticas que ha recibido, porque mientras para algunos es lo máximo, para otros no lo es, y se respeta, cada quien tiene su propia opinión al ver cine, ¿no?

Y aunque se ha colocado como la favorita en esta temporada de premios, hay una cinta de la que no muchos hablan (por ahora) pero que sí podría ser (es) su máxima competencia, se trata de “The Favourite”, y por muchos motivos.

Para sintetizar, se contextualiza a principios del siglo XVIII, cuando Inglaterra se encuentra en guerra con Francia, y reluce el papel de la reina sensible (y fácil de manipular) llamada Anne interpretada por Olivia Colman (favorita en la terna a Mejor Actriz), cargo del que se apodera su “buena amiga” Lady Sarah interpretada por Rachel Weisz (nominada y favorita a Mejor Actriz de Reparto) aprovechándose de los cambios radicales en la psicología de la soberana.

De pronto, al palacio llega una nueva criada, Abigail (Emma Stone), cuyo encanto hace que se gane el cariño de Sarah que por cierto es su prima, y la convierte en su protegida, lo cual le da a Abigail la oportunidad de regresar a sus raíces aristocráticas.

Hasta ese punto, todo parece ir a la perfección, y luego de que las políticas de guerra le toman mucho tiempo a Sarah, Abigail llena el vacío para sustituir a la acompañante de la reina: por lo que su creciente amistad le da la oportunidad a Abigail para que satisfaga sus ambiciones, y no dejará que nada ni nadie se interponga en su camino.

 

 

Dirigida por Yorgos Lanthimos, eso es The Favourite a grandes rasgos, y vale la pena indagar en su trasfondo, lo que la ambición y ganas de poder puede lograr, pero en un sentido más distorsionado de lo que  plantea Vice , y es que no solo se trata de un contexto muy diferente sino de algo que va más allá, lo cual se refleja en 120 minutos.

Cuando decimos que esta película es y debe ser la otra favorita de los Premios Óscar no es solo para asociarlo con su propio título, y es que 10 nominaciones ciertamente dicen mucho, entre ellas: obviamente está de más decir que a Mejor Película, pero hablemos de la Fotografía, ¡wow! tomas abiertas, primeros planos de los personajes, los paneos, el manejo de la cámara es un trabajo digno de aplaudir porque narra visualmente lo que los personajes están sintiendo y te entrometen en eso, la incertidumbre.

Con ello, obviamente las actuaciones, la nominación de Olivia Colman no es algo cuestionable, una actriz de su talla, haciendo el papel de la reina Anne con todo y sus trastornos evidentes fue algo maravilloso, su desesperación, su tristeza y su espíritu doblegable.

De la mano de ella, no se quedan atrás Rachel Weisz  y Emma Stone, cada una en sus respectivos papeles son fenomenales, por un lado una se mantiene en un personalidad fija y firme, mientras que a otra sí experimenta una metamorfosis muy evidente, ¿o quizá desde su un principio nos hizo creer en una cosa con un rostro adorable?

¿Qué decir del guión, montaje y edición? Todo a la perfección, haciendo honor a las reglas inglesas y el panorama británico de esos años, elegancia y sutileza por doquier, cada detalle bien cuidado, lo cual la hace exquisita, por eso no sorprendería si recibe alguna (o todas) de esas categorías.

Pero definitivamente la que sí debe ser suya es: Diseño de Vestuario, ¿la razón? simplemente remontemonos a esa época y pensemos en los vestidos abultados, coronas, pelucas, zapatos y joyería, no podía ser mejor tratándose de una película situada a comienzos del siglo XVIII.

Es así como The Favourite se convierte en la otra favorita de los Óscars, pues reúne todo, desde el trasfondo hasta lo visual, te envuelve en la historia hasta el final abierto en el que culmina; lo que la ambición puede lograr.

 

Por: Anna Brenda.