Jesus is King: Comienza el servicio dominical en la montaña

Me han preguntado si veo a Kanye West como presidente de los Estados Unidos en un futuro próximo y aunque mi respuesta es no, lo cierto es que en ella se oculta cierto escepticismo. No resulta nada trillado imaginar una escena en la que West entra a la Casa Blanca de la mano de Kim Kardashian, la nueva primera dama. Aún queda mucho espacio para las sorpresas en la era del Fortnite, los antivacunas y TikTok…

View this post on Instagram

KimYe 2016 📷 @splashnews

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Lo que sí es un hecho es que Kanye es uno de los personajes más influyentes de la cultura pop y la industria musical, por lo que el lanzamiento de Jesus is King, su más reciente álbum, es toda una noticia que no se puede pasar por alto.

Tanto Dios como la música comparten la cualidad de ser invisibles para la vista, por lo que creer en ambos parece en términos románticos una cuestión de fe. Kanye ha tenido diversos guiños y menciones a Jesús dentro de su trabajo, por lo que la religión siempre ha formado uno de sus ejes temáticos y de interés. Aunque en el fondo, si ha habido un Dios al que el productor y músico se ha dedicado, ese sería la propia música.

Jesus is King es el primer álbum de West calificado como religioso y su contenido no deja dudas de este estatuto. El álbum arranca con “Every Hour”, track que cuenta con el trabajo de Sunday Service Choir, su propio coro de iglesia que desde inicios de 2019 se ha mantenido muy activo. “A Every Hour” le sigue “Selah”, ambas canciones mantienen más elementos propios del góspel, pero el rap añadido les otorga bastante dinamismo y sigue hasta “Follow God”.

“Closed On Sunday” baja el tono para dar un mensaje claro y a manera de pastor: “Follow Jesus, listen and obey”. Pausa que no dura mucho y abre paso a “On God” y con ella sobre sus logros y las oportunidades que Dios brinda al aceptarlo como salvador. Jesus is King es un álbum que ya se empezaba a gestar desde The Life of Pablo (2016) y se trata de uno de los álbumes más personales de West.

“Everything We Need” marca un cambio para el álbum, no solo se trata de el track del centro, también es una colaboración con Ty Dolla $ign y Ant Clemons en la que todos hacen un llamado a un cambio de actitud con ritmo más hip-hop, manteniendo esa capa vocal al estilo gospel. Desde ese punto todo se eleva y pasando por “Water”, “God Is” y “Hands On”, se llega a “Use This Gospel”, el track posiblemente más sobresaliente con un sonido que conjuga la mitología que Kanye impregna al álbum y que nos recuerda al estilo y texturas del álbum Yeezus (2013).

Por último está “Jesus is Lord”, canción con la que Kanye cierra con un mensaje tan sencillo como claro y consagra a Dios por encima de todas las cosas y claro, la voz de West como una clase de mensajero en la Tierra.

Kanye West ha sido una de las figuras más controversiales dentro de la industria musical en los últimos años. Desde su irrupción en distintas premiaciones -nadie olvida los MTV Music Awards de 2009- hasta su postura en apoyo al presidente Donald Trump, West se ha encargado de dar de qué hablar ante las cámaras y el mundo.

Sin embargo, en Jesus is King, el artista por fin parece haber encontrado la experiencia y los elementos necesarios para dar una fuerte respuesta a su búsqueda personal. Quien en su momento se consideró él mismo como el artista más grande de la Tierra y se autonombró Yeezus, hoy realiza un álbum de música cristiana que pese a ser interesante falla en ser memorable. Su lírica y duración hacen que el álbum se perciba como una obra inacabada y que sólo el tiempo se encargará de moldear de mejor forma.

Cabe destacar que junto con el álbum, también se realizó un documental en formato IMAX bajo la dirección de Nick Knight, quien ya antes ha trabajado con artistas como Björk y Lady Gaga, siendo el disco sólo una parte del experimento propuesto por West para expresar sus ideas. Por si fuera poco, en 2018 West anunció un álbum bajo el nombre Yandhi, el cual se desconoce su estado y posiblemente su sonido haya influido en gran medida Jesus is King -tal vez el resultado de un cambio de planes-.

¿Kanye West podría ser un futuro presidente de los Estados Unidos? No sabemos, pero si algo está confirmado es que un día puede ser el sujeto que se autoproclamaba Jesús y al otro, el líder de un coro cristiano que te invita a reflexionar en Dios, como dije antes, aún queda mucho espacio para las sorpresas en estos tiempos.

Por: Edgar Huerta.

Anuncios